Categorías
Colaboraciones

VI1 minuto

Autora: Rocío Granado
Corrector: Adán Nada

A veces dejo a mí alma ahogarse,
esconder sus entrañas 
en una de las tiras de mi piel.
Durante días
le permito sentirse 
protegida, segura.
La absuelvo de batallar 
contra mi mundo.
Le doy un breve descanso.

Mientras tanto mi cuerpo 
da la cara.
Se vuelve frío y cortante 
como la espada del herrero.
Todo aquello que me importa 
desciende a niveles negativos.
Sufro el pasado 
y pinto con sombras mi futuro.

Pero entonces mi alma resucita 
de entre los poros de mi ser 
y me abraza durante horas.
Me devuelve mi color natural 
y la sensibilidad que tanto duele.
Vuelvo a sentirme a temperatura ambiente 
y le recuerdo a mi piel 
por qué debe vivir
en vez de sobrevivir.

Deja un comentario