Categorías
Colaboraciones

I1 minuto

Autor: Santiago Gozálvez

Nos privaron del vino
y nos privamos de éter.
Nos quedamos sin gasolina
y caminamos con los pies descalzos
por las veredas desprovistas de cemento.
Cuando nos quitaron la voz
hablamos con la mirada.
Con gente disimulábamos
y en la penumbra nos besábamos en braille.

Ahora que me has privado de todo
la sed no cesa,
mis pies sangran,
la gente molesta,
la oscuridad…
Bueno,
la oscuridad siempre está ahí.

Deja un comentario