Categorías
ARTÍCULOS Social y Política

El llegar a ser2 minutos

Autor: Julián Gómez
Correctora: Gracia Vega

Hace días me preguntaron: ¿Cómo hacemos para poder ser? ¿O cómo llegamos a ser? Y, justo en algún lugar encontré la frase de Shakespeare que dice “to be and not to be” que en español se traduce como “ser o no ser”. Pero aquí el punto no es ser o no ser, sino, ¿cómo se llega a ser? Pues la tarea parece algo inalcanzable, por no decir imposible.

Algunos dicen que llegar a ser es una construcción social y cultural al igual que el dolor. Otros aseguran que ya se es y que no se puede negar lo que precisamente uno es. Sin embargo, el llegar a ser, para algunos otros, es simplemente la realización capitalista de la persona. Un poco la idea europea de tener casa, carro, beca, perro, o de irte a vivir al extranjero y convertirte en todo lo que quieres ser. A lo mejor la idea de llegar a ser es un sueño americano. Ese sueño es el que viven cientos en Latinoamérica, o quién sabe si es una utopía africana, rumana u oriental.

No creo, ni comprendo el llegar a ser de la misma forma como lo definen los otros. A lo mejor se necesitan ciertas cosas para llegar a ser. Es en este punto donde se debe centrar la atención del ser en su aspecto filosófico; pues si se quiere entender su sentido bucólico se debe comprender realmente qué es llegar a ser.

Pero más que decirle como se llega a ser, lo puedo más bien invitar a que busque realmente cómo se llega a ser. Primero, léase algo de filosofía. Segundo, entienda qué es el ser para la filosofía. Y tercero, sea en la filosofía. Si lo entendiste bien, no hay forma de ser sin filosofía. Si usted, querido lector, por el contrario, no entendió nada, es porque su ser necesita filosofía. Recuerde que esto no se trata de hacer lo que usted quiera, de ser irreverente y diferente, de vivir capitalistamente o de populismo mediático, se trata más bien de ser, y dejar ser. Por eso, la invitación de hoy es que se lea algo de filosofía, que busque a su ser, y por qué no, que llegue a ser.

Dedicado a Roma, aquella lujuriosa y perdida que siempre encuentra el camino para volver a ella.

Deja un comentario