Categorías
ARTÍCULOS Cultura y Arte Social y Política

Fuimos a la fiesta de clausura de «Despegando» y así vivimos la experiencia5 minutos

Autor: JGH
Correctora: Laura De Buen Visús

¿Qué es Despegando? Consiste en una residencia artística creada entre la discoteca Industrial Copera y Manuel Pérez, doctor en Bellas Artes y artista plástico apodado como «Manolo Silicona».

El pasado 4 de noviembre fuimos a la fiesta de clausura de Despegando. Se trata de un proyecto animado a dar visibilidad a artistas jóvenes; un espíritu con el que se identifica nuestra revista. 

Así pues, llegamos a la discoteca Industrial Copera, donde se respiraba un ambiente muy familiar. Uno acude a esta clausura sin saber lo que se va a encontrar durante el transcurso de la noche. 

Nos sentamos en nuestros sitios. Entre el público y el escenario había unos tres metros de espacio; de ahí que quedara claro que en ese espacio nos íbamos a llevar más de una sorpresa. Seguidamente, se apagaron las luces. Arriba, en el escenario, apareció Manuel, que dio comienzo a la clausura con una charla. En ella contó que todo empezó con una videollamada durante la cuarentena. Los representantes de la discoteca manifestaban que querían ir más allá de la discoteca y no dejar atrás a los artistas jóvenes. De manera que decidieron dirigir el concurso a artistas creadores que en su trabajo arriesguen, innoven e investiguen sobre procesos creativos; desarrollar un espacio en el que tuviera cabida cualquier disciplina artística. El objetivo del concurso y de la residencia es, principalmente, impulsar trayectorias, visibilidad, conocimiento, procesos creativos e investigación. 

Los ganadores engendrarían una residencia artística donde recibirían visibilidad y formación.  Tanto la idea como la subvención son de la Copera. De este modo, surgieron doce participantes repartidos en siete proyectos. Estos integrantes fueron Elena Gog; Pablo Jiménez (GAZZI); Víctor Martínez y Félix Martínez (European Canon); Yasin El-Shohoumi, Blanca Gallardo y Laura Báez (De La Misma Tierra); Julio Molina; Antonio Pinta y Ana Marjalizo (Ofiuca Nunca); y Raquel Cruz y Emilio Arquillo (Likindoi). Juntos, debían realizar una espectáculo clausura que uniera todo lo aprendido, así como sus diferentes disciplinas artísticas.

El espectáculo cumplió con creces las expectativas del proyecto Despegando, pues los artistas combinaron danza, circo, música electrónica, cante e iluminación. Añadiendo al evento, además, un toque innovador en todas las disciplinas. La clausura consistió en una mezcla de siete espectáculos encadenados en la que cada poco tiempo había una sorpresa nueva.

Nada más comenzar, Julio Molina, quien hacía uso de un bajo para sintetizar sonidos y mezclarlos, usó un arco de violín para hacer frotar las cuerdas del bajo. Engendró alucinantes sonidos que se identificaban con la novedad que busca el proyecto de Despegando.  

Nos encantó que la materia de la improvisación estuviese presente en todos los espectáculos. El culmen de este componente se vio reflejado en el proyecto de De La Misma Tierra. Se coronaron con la improvisación conjunta de danza, sintetizadores y luces durante el espectáculo de los integrantes. 

clausura despegando
Fotografía de Amaya Luque

Otro factor que nos llamó la atención fue el hecho de que, en dos de los espectáculos, se trató de mandar un mensaje al público. Primero Ofiuca Nunca nos transmitió que iban a hacer uso de un looper para engendrar sonidos repetitivos. Como resultado, pretendían representar la ansiedad que se ha instalado en nuestra cultura. Raquel y Emilio, que acompañaban al baile, hicieron uso de una valla. Trataban de andar sobre ella a pesar de caerse siempre, como si tratasen de superar esa ansiedad de la que muchos intentan escapar. Después, en otro acto, Elena Gog ofreció una interpretación en la que aparecía en ropa interior. Primero mostró al público sus músculos fibrosos, como tratando de mostrar su fuerza. A continuación, tras varios balbuceos, se dirigió al público desarrollando la pregunta: «¿por qué tengo que ser alguien: mujer, intérprete, bailarina, amiga…?». 

Nos parece curioso que el mensaje que envíe este grupo de jóvenes sea de angustia y ansiedad. Somos hijos de la ansiedad, como decía Triana. 

clausura despegando
Fotografía del equipo de Despegando

Quienes más hicieron vibrar la sala e inquietar al público fueron European Canon: los sonidos de los hermanos Martínez. En este espectáculo, Félix cantó a base de gritos y Víctor acompañó sintetizando sonidos igual de caóticos. Dejaban a uno anonadado, pues es difícil explicar cómo sonidos tan estridentes y aparentemente aleatorios se juntan para hacer una música en perfecta sinergia. Animaban al cuerpo a bailar. 

Para finalizar, la clausura acabó con el público bailando al son de la sesión de GAZZI. En ella presentó temas inéditos haciendo honor al lugar en el que estábamos. A cada minuto, el público experimentaba una sensación completamente distinta y los ojos no quedaban exentos de sorpresas. Tras el emotivo espectáculo, uno se quedaba recordando las enérgicas palabras que nos comentaba Manolo Silicona —quien, no obstante, a veces se olvida de que el panorama de la música electrónica también es cultura—.

Desde luego, el proyecto de Despegando deja claro el potencial que hay detrás del panorama musical andaluz. Pese a que no siempre sea a plena luz del día, da vida y promueve la cultura; ofrece luz a jóvenes artistas, aunque sea desde la oscuridad de la noche. 

clausura despegando
Fotografía del equipo de Despegando

Redes sociales (Despegando y artistas)

DESPEGANDO (Instagram: @despegando_industrialcopera; director del proyecto: @manolosilicona)

Elena Gog: @elenagog_

GAZZI: Pablo Jiménez (@gazzi.gazzi.gazzi)

European Canon: @europeancanon

De la misma Tierra: Laura Vaez con B (@lorifeh) y Blanca Gallardo (@bgalara8)

Yasin El-Shohoumi: @momentum.wav

Ofiuca Nunca: @ofiucanunca

Likindoi: @raquelcruz_vladimirtzekov

Deja un comentario