Categorías
ARTÍCULOS Cultura y Arte

Mué(vete)1 minuto

Autora: Adriana Gabriel Hernández Mercado
Correctora: Gracia Vega

Al pensar en la palabra «movimiento» me vienen muchísimas cosas a la cabeza. Tal vez lo primero que asocio sería el cambio de la posición de un cuerpo; pero, no necesariamente se trata de eso. Otras personas lo podrían asimilar al desplazamiento, a la aceleración, a los ritmos o a los bailes. La verdad es que hay diferentes y únicas maneras de asociar el movimiento. La cosa es que siempre he pensado en el movimiento, pero no lo he analizado. Desde mi perspectiva estática de mirar las cosas desde un mismo punto de vista, no me he permitido analizar el movimiento desde otro ángulo. Acostumbro a observar, a intentar y a querer cambios sin necesariamente hacer algo al respecto. Luego de lo que sucedió hace unas dos semanas y media atrás, comienzo a pensar que… tal vez… para mí…el movimiento puede empezar a ser algo. 

Desde que mis pies pisan la tierra podría decir que mi ser se cuestiona. Y aunque la confusión me nubla la visión, y aunque ahora me cuestiono más que nunca… Creo que el movimiento puede ser una opción para desenterrarme los pies de arenas movedizas, mejor conocidas como confort. 

El movimiento puede ser subjetivo, individual, en conjunto, desde la soledad, la compañía, la empatía y la paz. O, en palabras más sencillas, como me dijo una muy buena amiga «déjate sentir por respeto a tus sentimientos». Mi nuevo movimiento es no suprimir y dejarme ser. Mi nuevo movimiento es reconocer que soy capaz de tomar decisiones por mi bien. Mi movimiento es moverme, aunque el miedo consuma mis adentros. 

Movimiento

Mo(verse)

Mover(nos)

Mo(verte)

Mué(vete)

Deja un comentario