Categorías
ARTÍCULOS Cultura y Arte

En movimiento6 minutos

Autor: Adán Nada
Correctora: Laura De Buen Visús

Introducción

El universo está en constante movimiento. No es sólo que los asteroides estén viajando por el infinito celeste, o que los planetas estén orbitando alrededor de estrellas y rotando sobre sí mismos —tal y como los sistemas planetarios se ven arrastrados por las galaxias en las que habitan—, sino que el universo en sí se está expandiendo.

Y, si aterrizamos en nuestro planeta, descubriremos corrientes de aire y de agua en movimiento, animales migratorios o plantas que se expanden y viajan a través de ingeniosos caminos con sus semillas. Hasta las placas tectónicas se desplazan, aunque solo sea un par de centímetros al año. Y lo mismo ocurre a nivel microscópico: células, bacterias y virus de aquí para allá por el casi infinito microuniverso, que pasa desapercibido a nuestros ojos. Y, por supuesto, los seres humanos también estamos en movimiento. Con origen en África, nos hemos desplazado hasta finalmente habitar casi la totalidad del globo, incluyendo algunas de las regiones más inhóspitas de nuestro querido planeta.

Sin embargo, hoy en día, un gran porcentaje de los seres humanos pasamos más de la mitad del día quietos: sentados en una silla frente a un ordenador, sentados en un sofá frente a una televisión y, los más románticos, sentados en una butaca frente a una pantalla de cine. Parece que hoy en día sólo se mueve nuestro interior. Y, quizás, esta es una de las razones por las que estamos tan inquietos y ansiosos, atrapados en mentes estresadas. ¿Qué está pasando, seres humanos? ¿Qué estamos haciendo mal?

Donde quiera que estés leyendo esto, para un segundo y siente el cuerpo que habitas. Sin este cuerpo, en efecto, no podrías levantarte cada mañana y desplazarte a donde sea que tengas que ir. Del mismo modo, no podrías agacharte a recoger lo que se te haya caído, o estirarte para alcanzar eso que está un poco más alto, o llevar a tu hijo en tus hombros. Sin este cuerpo tampoco podrías bailar, saltar, correr, comer, mirar, escuchar y sentir el mundo que te rodea, o disfrutar del placer del sexo, de un beso o de un abrazo. Y, sin embargo, ¿cuidamos nuestro cuerpo? ¿Cuánto tiempo le dedicamos? ¿Cómo y para qué lo movemos?

Cultura del movimiento

Ido Portal, creador de la Cultura del Movimiento, nos recuerda que, antes que bailarines, futbolistas, luchadores, atletas o cualquier otra cosa, somos seres humanos, con un cuerpo que necesita moverse. Ido se hizo famoso por ser el entrenador «excéntrico» del dos veces campeón de la UFC Conor McGregor (podemos verlos a ambos en el vídeo adjunto más arriba), al cual entrenó a través de ejercicios poco convencionales (como imitar movimientos de algunos animales o lanzar puñetazos a cartas de baraja que Ido le iba lanzando), pero que terminaron resultando muy efectivos. Pero Ido Portal es mucho más que eso, aunque su revolucionaria perspectiva no sea interesante para un mundo en el que la información que comparten los grandes medios de comunicación debe ser carne de clickbait.

«Tendemos a aislarnos, limitarnos. Soy una jugadora de futbol, soy una luchadora, soy un bailarín. En realidad, somos seres humanos antes que nada, y, después, somos movers (seres que habitan en el movimiento). Tenemos que desplazarnos, mover este cuerpo».

Ido Portal

La perspectiva desde la que él nos invita a acercarnos al movimiento es fijándonos en el contenido, y no en el contenedor. Si el contenedor es cualquier deporte o disciplina (baloncesto, yoga, capoeira, gimnasia, etc.), el contenido es todas las técnicas y movimientos que encontramos dentro de cada uno de estos contenedores. Y es ese contenido en el que deberíamos poner el foco, en todo lo que cada uno de estos contenedores puede enseñarnos sobre la increíble máquina de movimiento que es nuestro cuerpo.

Y es que la labor de Ido Portal y de las excepcionales personas que se rodea, como Odelia Goldschmidt, es la de crear conciencia sobre la importancia del movimiento. Se trata de una aproximación no competitiva que se centra en desarrollar conciencia y habilidades para movernos, no para ganar o para tener unos músculos grandes con los que posar en la foto de Instagram. El objetivo es que las disciplinas que practiquemos o nuestros músculos nos sirvan, y no al revés. Muchos acaban siendo esclavos de su disciplina o de la imagen corporal que quieren crear.

Gracias a Brian Rose y a su plataforma London Real, podemos disfrutar no sólo de varias entrevistas de más de una hora con Ido Portal, sino de una película documental que permite al espectador sumergirse de lleno y conocer qué quiere decir eso de «Cultura del Movimiento». Tras verla, cambiarás tu perspectiva sobre el movimiento y las infinitas posibilidades de tu cuerpo.

Cultura del Movimiento en España

En España existen varias personas que están dedicando su vida tanto a la práctica como a la enseñanza de la Cultura del Movimiento. Encontramos, entre otros, The Bamboo Body, en Barcelona; se trata de una escuela presencial donde desarrollar esta práctica del movimiento. Por otro lado, de forma online, encontramos a Enso Movers con su podcast, en el que exploran su práctica como movers y algunos de los conceptos propuestos por Ido Portal. Finalmente, en Gran Canaria, Ángel Lucho expone en su cuenta de Instagram su práctica día a día, así como reflexiones sobre la práctica del movimiento.

¿Eres capaz agacharte? ¿Eres capaz de subir las escaleras sin asfixiarte? ¿Cuántos kilos puedes llevar en tu mochila sin destrozarte la espalda? ¿Cuántos en tus bolsas de la compra? ¿Eres lo suficientemente flexible para moverte sin que tu cuerpo lo sufra? ¿Eres capaz de moverte al ritmo de la música? ¿Tienes reflejos para coger en el aire esa cosa que te acaban de lanzar? ¿Puedes subir a ese árbol para ayudar a bajar a ese niño travieso que ha subido y ahora tiene miedo de bajar? O, si la realidad superara a la ficción hoy, ¿tendrías fuerza para ayudar a subir a esa persona que se está agarrando al borde de un acantilado? Recuerda: tienes un cuerpo. Y, si lo tienes, es por algo. Es hora de ponerlo en movimiento.

Enlaces de interés.

IDO PORTAL

CULTURA DEL MOVIMIENTO EN ESPAÑA

Deja un comentario