Categorías
ARTE Nuestros Poemas

Poema a los barrios de Granada2 minutos

Autora: Luna Manuela
Corrector: M.E.F.P

I. Hijos de Granada (El Albaicín y el Realejo se hablan)

Tus hijos conversan a través de la mirada

y tan solo nos separa un río.

Espíritus que habitan en tus ramas,

tú eres bello, Realejo, y desde aquí te leo,

Realejo que se extiende hasta los pies de la Alhambra.

Albaicín hermano mío, 

y en el suelo se siembra una sombra.

Albaicín hermano mío, 

Alhamar anda buscando, los vestigios de su honra

Albaicín hermano mío, 

condenado a verte desde enfrente

tan solo nos separa un río:

ni yo soy tuyo 

ni tú eres mío.

Tú eres bello Realejo y desde aquí te siento,

de aquellos de los que dicen ‘’nos gusta el vivir y el vino’’,

en el día nos encontraremos entre callejones estrechos

y los suelos empedrados,

nos hagan caer de nuestros caballos con una herida en el pecho.

II. Oda a Garnata al-Yahud.

El Campo del Príncipe, el lavadero,

la plaza de la Reina y Colón, Santa Ana,

cinco palacios, cuatro museos y el corral del Carbón.

El Carmen de los mártires, la Real Chancillería:

no hay limosna que aplaque al más ebrio centurión.

Tus bellos cármenes en los arrabales de la Antequeruela, 

los Rodríguez Acosta,

tres iglesias, un convento, una basílica y tres monasterios,

Realejo, reloj sin tiempo.

III. Gran-Ada

Así es Granada:

ella contiene cuatro puntos cardinales:

el Albaicín en lo alto de la montaña, calles estrechas, misterio y entraña,

en el Centro Gran vía del azúcar que las huellas nos borraste

queriendo ser Europa…

y en el Sacromonte en las zambras nos dé Dios de su lumbre para que baile.

Llega el Realejo, para románticos y herejes al-Yahud Garnata.

Somos los nietos de los íberos y los ziríes 

de nadie y de todos, preciosa eres Gran-ada. 

Gran-ada no nos dejes

mujer de alma mora y cristiana,

Gran-ada no nos dejes,

abrazamos el reflejo de tu luna en las aguas,

Gran-ada no nos dejes

dejar de soñar en ti, nuestra humilde morada.

Deja un comentario