Categorías
Nuestros Poemas

Duermevela1 minuto

Autor: Albert Espejo
Corrector: M.E.F.P

Hoy, que la única distancia entre nosotros
Es un palmo atravesado de sudor y deseo
y los pomos no se agitan
Insomnes, carentes del otro pomo,
Todo se me hace distinto.
La luz es la misma, la lluvia es la misma;
pero ahora, cada vez que llueve,
siento que la ciudad se enciende bajo esas infinitas lenguas invisibles,
Y los haces ocres de la luz lamen sus axilas hasta que dulcemente gritan.
Los estrechos callejones,
de malicia consumidos,
se me aparecen como patios andaluces exhibiendo su pálido pubis
Colmado de nardo, jazmín y lirio.
Y que obscenas son las flores…
Mejor no te digo
A que se entregan de madrugada…
Allí siguen
Luz, lluvia, calles y flores;
Nada ha cambiado, lo oscuro pervive;
el caos de dos trenes que se chocan,
la angustia como un ajado collar de cuentas;
Y nada
Salvo un silencio níveo
Me responde cuando pregunto si fue sueño o vida.
Déjalo; a tus labios seguiré llamando
Tierno abrevadero; a tus pechos,
neveros; y el aire será
los suspiros lascivos de las cosas; hagamos
Como que no hemos visto nada…

Deja un comentario