Categorías
ARTE Nuestros Poemas

Noche estrellada1 minuto

Autor: Alberto Espejo
Corrector: M.E.F.P

Quiero dormir, pero qué hermoso está el cielo. Las estrellas castañean bajo el frío nocturno y mis ojos se rinden. Su antigua desnudez me recuerda, me devuelve, a la pura contemplación, aquella que nace de la disolución del sujeto.
Un candelabro que ofrece sus infinitos brazos, abanico que abarca los recovecos del espacio, y una mota de polvo pensante: dos ecos que se observan mutuamente, que se hablan; beso que solo encontrará los ansiados labios después de muerto.
Hemos de apagarnos, consumirnos en nuestra mortaja, ser absorbidos por el vórtice innombrable sobre el que rotamos y chillamos. Mas, ¿qué importa? Acaso no sean bellas estás lámparas porque deban descansar.
Volveremos a encontrarnos en el próximo ciclo como polvo de estrellas, como tenue nebulosa; como extraños que se cruzan, intercambian una mirada, y cavilan sobre ese rostro tan familiar hasta las últimas luces.

Deja un comentario