Categorías
ARTE Nuestras ilustraciones

No somos amigos, soy Batman1 minuto

Autora: Maiteshu

Sí sí, las maneras de  Bruce Wayne son cuestionables. El tío sin duda podría haberse gastado el dinero en terapia en vez de hacerlo en tunear su coche y nosotros habríamos visto cómo su terapeuta le hubiera disuadido de la idea de impartir justicia a ostias en Gotham y cómo hubiera seguido su vida más tranquilo.

El pobre, sin embargo, como superhéroe que es, está condenado a vivir eternamente en el duelo por la muerte de sus padres, no existe redención para Batman, acabaría con él. Vive atrapado a merced de los lectores que deseamos verle luchar por una idea que vemos continuamente frustrada en nuestras vidas, venimos a verle intentar arreglar el mundo, aunque no pueda arreglarse a sí mismo, y cómo sería una persona si se le viniera encima semejante psicosis en la que uno cree que es posible un mundo justo.

Deja un comentario