Categorías
ARTÍCULOS Social

Sobre el silencio

Autora: Violeta Rezola
Correctora: Gracia Vega

A veces todo lo que necesito es silencio.
Silencio para poder oír todo lo que quiero decirle al mundo cuando permanezco callada. Permanecer callado cuesta tanto como permanecer a secas, como permanecer de pie. A veces permanecer callado no es más que la excusa de querer decir algo en una lengua más personal, más propia.

Irene X

Así como reza el poema de Irene X, a veces todo lo que necesito es silencio. Silencio, porque vivimos en un mundo en el que estamos continuamente sobrestimulados, en el que es fácil perderse en el ruido y dejar de escuchar. Silencio, porque a veces todo se enturbia y lo único que puede aliviarte es parar un momento.

No sé si es algo que solo afecta a los introvertidos o es una necesidad humana general. Pero sé que damos por sentado el silencio y su existencia. Parece que cuando no se dice nada o no se escucha nada ese momento no importa, como si dejara de existir. Sin embargo, muchas veces los momentos que consideramos de quietud, no solo no están vacíos, si no que muestran una relevancia esencial.

Existe una palabra en japonés, llamada “ma”, quizás sería más apropiado decir un concepto, que hace referencia al vacío, al intervalo de tiempo, a la pausa, ya sea en el espacio o en el tiempo. Hayao Miyazaki, famoso director de Studio Ghibli, lo representó en una entrevista utilizando sus manos: aplaudió varias veces y señaló que el espacio entre palmadas es ese “ma”. Miyazaki explicaba este concepto y su uso en el cine, cómo si la acción es continua e intensa en toda la película, el espectador queda insensibilizado. Sin embargo, si dejas ese espacio, la tensión crece y se cultivan las emociones subyacentes. 

Y, es que, a veces lo importante es lo que se esconde tras las palabras, tras los gestos, tras lo superficial. A veces, lo que no se dice o lo que se calla habla más fuerte, y otras veces simplemente es necesario tener un espacio para la contemplación, para pensar y, en definitiva, para ser.

Desafortunadamente, el silencio y el reposo son consideradas por algunas personas como una pérdida de tiempo, como pasividad e incluso desgana. Sin embargo, la productividad es algo que no sé puede medir tanto en resultados evidentes, como podría sugerir nuestra sociedad capitalista y consumista, sino en nuestro crecimiento y equilibrio personal. Cuidar de uno mismo, cuidar de otros, es productivo. Leer, escuchar un podcast no es perder el tiempo. Disfrutar del silencio, macerar nuestras emociones y dar un paseo con nosotros mismos es, sino necesario, altamente recomendable. 

Así que, disfruta del silencio, pierde el tiempo, vacíate, y, en definitiva, sé. Ya es más que suficiente. 

Deja un comentario