Categorías
ARTE Nuestras ilustraciones

Déjame dormir!1 minuto

Autor/a: maiteshu
Corrector/a; M.E.F.P.

Las clases deberían empezar más tarde. Lo dicen los médicos, los sociólogos, los padres y madres y sobre todo lo dicen los datos. 

La carencia de sueño está directamente vinculada al bajo rendimiento cognitivo y cuando llega la adolescencia los alumnos acaban convertidos en un cóctel explosivo. El desorden fisiológico y psicológico que experimentamos en esta época, mezclado con la privación del sueño, tiene como resultado seguro el desorden total de la rutina de cualquiera. Buen momento para decidir que camino profesional tomar ¿verdad?

Entonces ¿por qué no se han adaptado los horarios a las necesidades de los alumnos? 

Todos lo hemos visto: eran uno o dos los que atendían en clase a primera hora. Qué desperdicio de potencial, una clase de 30 medio dormida y una buena ración de frustración para el profesor o profesora que atiende a este espectáculo soltando su parrafada y preguntándose por qué los jóvenes de hoy carecen de pensamiento crítico. Comienza entonces un círculo vicioso de alumno y profesor desilusionados que acaba con la mayor tasa de abandono escolar de la Unión Europea.

Los horarios no son mas que una de las piedrecitas del camino a recorrer para reformar este sistema tan anticuado que supuestamente se encargaría de formar el futuro de nuestro país. Abierto queda por lo menos el debate de lo que supondría una reforma verdaderamente democrática: los adolescentes están cansados, empecemos las clases más tarde.

Deja un comentario