Categorías
Colaboraciones

¡Sorpresas te da la vida!

Autora: OlgaLuna

Corrector: M.E.F.P.

La cometa se elevaba sin control y revoloteaba como una mariposa muriendo tras un golpe. El cielo estaba azul y gris, pero el sol aún brillaba. No había brisa y eso asustaba a los curiosos, pues no comprendían qué la hacía subir más y más.

Con la vista fija en el ave gigantesca, vieron también desaparecer a lo lejos al capitán de tal monstruo envuelto en risas y en un adiós involuntario. Era el hijo de la polvorera…

Deja un comentario