Categorías
Social SOCIEDAD

El azar como posibilidad

Autora: Juliana Valentina Delgado Cañizarez
Correctora: Laura De Buen Visús

Sencillo es pensar cómo, gracias a una misma situación de crisis, cada individuo se ve envuelto en un sinfín de presurosos cambios. Cuesta encontrar una relación entre ellos, pero, aunque sea común decir: «cada persona es única», coincidimos en criterios y actitudes sin importar contextos.

Por esto mismo decidí preguntar a distintas personas con diferente edad, situación y lugar de residencia tres cuestiones que tal vez todos en algún momento nos planteamos a lo largo de esta cuarentena, para así ver cómo las respuestas podían converger unas con otras haciendo uso del poema dadaísta —unir letras, palabras y sonidos que construyan un texto «carente de sentido»—.

Así, se tendrán en cuenta los pasos que en un momento dio Tristan Tzara, fundador y gran exponente del movimiento antiarte: el dadaísmo. «Para hacer un poema dadaísta, coge un periódico y unas tijeras y escoge un artículo de longitud similar al poema que quieras hacer. Recorta el artículo. Después, recorta todas las palabras que lo conforman e introdúcelas en una bolsa. Agítala suavemente. A continuación, coge cada una de las palabras y colócalas una tras otra en el mismo orden en el que salieron de la bolsa. Cópialas concienzudamente. El poema te definirá como eres. Aquí estás, convertido en todo un escritor. Original hasta el infinito y dotado de una encantadora sensibilidad, aunque incomprendido por los ignorantes».1

Así pues, en el artículo serán utilizadas las respuestas de los participantes.
1) ¿Qué actitudes cree que ha cambiado a causa de la cuarentena?

2)¿Qué cosas ha aprendido durante la cuarentena?

3) ¿Qué aspectos cree que cambiarán después de la pandemia?

Sin importar que las respuestas hayan surgido de forma casi del todo espontánea, y que en el texto prime lo absurdo, es posible encontrar una relación dentro de lo que piensa cada uno de los participantes. Hemos mecanizado nuestra forma de ser. Tener unas normas y estructuras para hablar, leer, escribir o incluso pensar es indispensable para un buen resultado. No siempre debería funcionar así; ¿por qué negarnos al azar como posibilidad?



Aportes de:

  • Alejandro Peñuela Barragán, Kazán – Rusia, estudiante de medicina y lenguas.
  • Anónimo, Florida – Estados Unidos, estudiante de High School.
  • Blanca Herrera, Elche – España, filóloga francesa.
  • César Antonio E.G, Lima – Perú, estudiante de preparatoria.
  • Giulia Villa, Milán – Italia, estudiante de economía.
  • José Rosero, Bogotá – Colombia, artista visual.
  • Juan José Balmaceda, Bogotá – Colombia, fashion enthusiast.
  • Julián Gómez, Málaga – España, magíster en patrimonio histórico y literario de la antigüedad.
  • Nicolás Quintero, Bogotá – Colombia, estudiante de cine y televisión.
  • Santiago Moreno Osorio, Bogotá – Colombia, estudiante de medios audiovisuales.
  • Valentina Rodríguez, Parma – Italia, estudiante de Química.

(1) Tristan Tzara, 1978. Fragmento del documental Europe After The Rain

6 respuestas a «El azar como posibilidad»

Deja un comentario