Categorías
Feminismo & LGTBI+ SOCIEDAD

Olympe de Gouges y Hudà Sha’arawi

Autora: Blanca Herrera
Correctora: Gracia Vega

Muchas veces se cree que antes de la primera ola no existieron mujeres que luchaban por la igualdad. Esto se debe a que el patriarcado se ha encargado de negar la existencia de todas esas mujeres antes del siglo XIX. Por mucho que a este sistema le cueste reconocerlo, en todas las épocas de la historia y en todas las partes del mundo hubo mujeres que se alzaron y empezaron a luchar por sus derechos. Por eso, hoy os quiero presentar a dos mujeres, de épocas diferentes, de países diferentes, que hicieron mucho por todas nosotras. Y la primera puede que os suene: ella es Olympe de Gouges.

Marie Gouze, también conocida como Olympe de Gouges, fue una mujer escritora, dramaturga, panfletista y política francesa del siglo XVIII. Es considerada como la primera feminista francesa, ya que es muy conocida por haber escrito la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana[1] en 1791.

Se casó muy pronto, con un hombre mucho más mayor que ella, y después de su muerte renunció a su apellido y se marchó a París con su hijo. No se volvió a casar porque consideraba que el matrimonio religioso era «la tumba de la confianza y del amor» y, por lo tanto, defendía la unión libre y el divorcio.

En París, comenzó a frecuentar los salones literarios. Escribía textos filosóficos, satíricos y utópicos, libros autobiográficos, obras de teatro e incluso llegó a crear su propia compañía. A partir de ese momento, comenzó a implicarse de forma activa en la lucha por la igualdad. Fue muchas veces a la cárcel no solo por defender los derechos de las mujeres, sino también por el rechazo a la esclavitud de los negros como expone en su drama teatral L’esclavage des noirs ou l’heureux naufrage (1792). También publicó documentos en los que proponía diferentes reformas sociales como Remarques patriotiques, par l’auteur de la Lettre au Peuple (1788). Además, en 1791, escribió la Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne.

La Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne es un documento jurídico francés que parafrasea la Déclaration des Droits de l’Homme et du Citoyen de 1789. Fue el primer documento que propone una igualdad jurídica y legal para las mujeres. Las partes más importantes de este documento son: el Artículo III, donde afirma que el principio de soberanía reside en la Nación formada por mujeres y hombres, y el epílogo, donde de Gouges hace un llamamiento a las mujeres para defender sus derechos. A pesar de su trabajo, el texto fue rechazado por la Convención Nacional francesa.

Pese a sus esfuerzos en mejorar la sociedad, fue guillotinada y olvidada; será después de la Segunda Guerra Mundial cuando universidades de EEUU, Japón y Alemania estudien a Olympe de Gouges como humanista del siglo XVIII. Más tarde, se reconoció su trabajo y, además, se representaron algunas de sus obras de teatro y se reeditaron algunos de sus documentos.

En segundo lugar, quiero reivindicar el papel de una mujer que lo más probable es que no sepáis de quién se trata, pero no es culpa vuestra. Ella es Nur al-Huda Sultan, o más conocida como Hudà Sha’arāwī. En el mundo árabe se la conoce no solo por ser por una de las primeras mujeres en el feminismo árabe, sino también por una maravillosa hazaña que cambió este mundo.

Años 20, en una estación de tren de El Cairo. Una multitud de niños, hombres y mujeres ocultas debajo de los hiyabs y burkas, llegan y parten hacia diferentes lugares. De uno de los trenes, se baja una mujer musulmana sin velo. Es una de las pocas veces en la historia de Egipto que una mujer muestra su pelo en público. Ella saluda a todos los que la miran y anima a otras mujeres a hacer lo mismo. Algunas aplauden su valentía y se quitan el velo, otras la miran con desprecio. De una forma u otra, nadie se muestra indiferente.

En 1879 nació Nur al-Huda Sultan en el seno de una familia aristocrática de Egipto. Como mujer de la alta sociedad, creció separada de los hombres en un harem donde estudiaba el Corán, el árabe clásico y el francés, y, a pesar de que la educación estaba prohibida para las mujeres, Hudà quería ir a la universidad, como su hermano. Cuando no la dejaron, empezó a cuestionarse las desigualdades en las que vivía.

Con trece años, Hudà Sha’arāwī abandonó el harem para casarse con su primo, de 50 años, y por más que se opuso no pudo evitarlo ya que el honor de la familia estaba en juego. Más tarde, tuvo con él dos hijos. No obstante, a raíz del descubrimiento de la infidelidad de su marido, Hudà consiguió el divorcio. A pesar de haberse separado y ser por fin una mujer libre, seguía siendo juzgada. Son precisamente estas experiencias llenas de sufrimiento las que le sirvieron como motivación para luchar contra las injusticias, y, para ello, empezó a viajar por Europa y a conocer a otras mujeres, sobre todo francesas y egipcias, que compartían las mismas ideas. Así, comenzaron a debatir sobre feminismo y la situación política de Egipto.

Crearon la Unión Feminista Egipcia (UFE) y el periódico L’Égyptienne, donde hablaban de política, sociología y feminismo. Además, cada vez se unían más mujeres con un mismo objetivo: mejorar las condiciones de vida de la mujer egipcia, luchar para obtener el derecho a la educación, acabar con la poligamia, aumentar la edad de matrimonio para las niñas y liberarlas de la obligación del velo.

También lucharon por la independencia de Egipto contra las colonias británicas. Como los revolucionarios estaban encarcelados, fueron ellas las que iniciaron la rebelión cortando las líneas telefónicas y robándoles la comida; todo para impedir el avance de los británicos. Finalmente, y gracias a la colaboración de estos grupos, Inglaterra hizo oficial la independencia de Egipto. Este gran triunfo otorgó a las mujeres más poder y confianza para luchar por sus objetivos y por su libertad. Como consecuencia, Hudà Sha’arāwī continuó su lucha por los derechos de las mujeres egipcias hasta su muerte en 1947, a la edad de 68 años.

Creo que tanto el papel de Olympe como el de Hudà han sido muy importantes en la lucha por nuestros derechos. Por un lado, en Europa, Olympe se atrevió a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad y a denunciar la esclavitud de los negros en pleno siglo XVIII. Por otro, Hudà fue pionera en el feminismo árabe y representa una figura esencial en la lucha por los derechos de las mujeres no solo en el mundo árabe, sino también en todos los países; incluso hoy en día, muchos pensadores, autores y políticos siguen manteniendo su lucha activa.

Por ello creo que, como reivindicaba mi compañera María Riega, la labor de los Estudios de Género es muy importante para dar a conocer a todas estas mujeres que existieron, pero que aún desconocemos. Sin embargo, debería ser trabajo de todas las personas apostar por medidas que fomenten la visibilidad de aquellas mujeres que, como Olympe y Hudà, se han enfrentado a una sociedad para defender algo por lo que aún hoy en día seguimos luchando, pero también para que se conozca a todas las que se esconden bajo el pseudónimo anónimo, que aparecen en todos los ámbitos. Porque, por inverosímil que nos parezca, a la mujer siempre se la ha juzgado antes por ser mujer que por cualquier otra cosa.


BIBLIOGRAFÍA

De Gouges, O. (1791). « Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne ». Disponible en : https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k64848397/f6.image

De Gouges, O. (1792). L’esclavage des noirs ou l’heureux naufrage. Disponible en : https://www.theatre-classique.fr/pages/pdf/GOUGES_EXCLAVAGEDESNOIRS.pdf

De Gouges, O. (1788). Remarques patriotiques, par l’auteur de la Lettre au Peuple Disponible :  https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k96226223.texteImage

Ferrer, S. (2016). “El velo arrancado, Huda Sha’arawi (1879-1947)”. Mujeres en la historia: Breves biografías de mujeres que escribieron alguna página de la historia. Disonible en : https://www.mujeresenlahistoria.com/2016/12/huda-shaarawi.html

Paradela, N. (2014). “El feminismo árabe y su lucha por los derechos de la mujer”. Encuentros multidsiciplinares, 46. Disponible en : https://revistas.uam.es/em/article/view/290

[1] Traducción en español disponible en http://clio.rediris.es/n31/derechosmujer.pdf

2 respuestas a «Olympe de Gouges y Hudà Sha’arawi»

Me parece super interesante conocer algo de historia que no le viene mal a nadie, como dato curioso me gustaría recomendarles consultar sobre Nerea, una mujer de la antigua Grecia que es claro ejemplo de la lucha femenina. También la novela de Eurípides: las Troyanas. Estas referencias sirve para entender que el papel de la mujer siempre se ha revindicado incluso antes de cristo, solo que el que quiere seguir haciéndose el cielo lo hace sin siquiera querer saber.

La verdad que sí Julián, el problema es la creencia de que no hay trabajos de mujeres o que no ha habido mujeres que han luchado o han salvado a un pueblo. Las hay, claro que las hay, lo que pasa es que están invisibilizadas. Anoto tus recomendaciones 🙂

Deja un comentario