Categorías
Colaboraciones

Desde el claro de mis ojos

Autor: Viere
Correctora: Laura De Buen Visús

Cabello de fuego
como el rojo de la caja de Marlboro
La punta de mi cigarrillo en la noche
El Punctum de Barthes
El extranjero de Camus viendo el atardecer en su balcón
Suave, como las nubes rasgadas de terciopelo
que se despiden por el cielo.


Ojos de pradera
Luz que se filtra por el follaje
La llama de mi encendedor antes de prender el primer cigarro.


Labios de pastel rojo
Tesoro más codiciado por el aventurero
Líneas que se contornean por el violín
El veneno y la receta
La dulce mariposa de hojaldres que venden en el barrio.


Tu mirada
La mirada del niño
es la esperanza en carne viva
amor por borbotones
y
calma las nubes fatigadas
desde el balcón de la Luis Ángel
Mustang en la madrugada
Tu presencia es la tranquilidad del cielo infinito.


Tus palabras
hojas que se lleva el viento
blancas semillas de dientes de león
levitan en el aire
con el brillo de tus ojos cuando hablas
o la gravedad que atrae la lógica a los seres
Tus palabras son como el sol que besa la piel de los
terrestres.

Eres ese silencio en mi cuarto un domingo en la tarde
la lluvia que golpea la ventana
las nubes que viajan pacíficas en su lenguaje
blanco impoluto, suave como la seda
Majestuosa y elegante
deslumbras a kilómetros
bella.


Las aves cruzan en bandada el precioso amanecer naranja
Eres el tinto y el cigarro en esas noches solitarias que nunca
terminan
La guitarra de Drexler en Asilo junto a Mon Laferte
Los puntos suspensivos de un relato encantador
Dulce, a la vez amarga, como ese café que te gusta tomar
Eres el lienzo en blanco, o el papel fabriano
que inundo con mis trazos
Eres la fotografía ampliada con un filtro cinco
El dibujo hecho con trama de alfiler
tan variada y pura como la mancha impresionista
La terribilità de Miguel Ángel y La Noche Estrellada de Van Gogh
Solitaria y radiante como el café de Hopper.


Eres tan curiosa como El Jardín de las Delicias
como Las Meninas de Velázquez
apasionada y romántica
tan delicada como el puntillismo de Ceurat
Simple
Eres el surrealismo de mi poema.

Te extraño.

Deja un comentario